A grandes males, grandes innovaciones

Una lacra. Una derrota de la sociedad moderna. Un problema que afecta a millones de escolares y que causa la muerte de al menos 200.000 jóvenes en el mundo cada año. Una oportunidad del ser humano para aprovechar su inabarcable margen de mejora. Un conflicto que debe formar parte de los retos a resolver por la innovación educativa.

Hoy, dos de mayo, se celebra el Día Mundial contra el Acoso Escolar, iniciativa nacida en el año 2013 a partir de la presentación de la ONG Bullying Sin Fronteras y la aprobación de la UNESCO con el fin de ayudar a la concienciación sobre este problema.

Según el estudio que elabora el Observatorio para España de la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, la suma de todos los casos desde noviembre de 2016 a noviembre de 2017 finalizó con 1.475 casos graves de bullying, lo que habla de un aumento de en torno al 22% anual.

Todos los problemas pueden ser resueltos con creatividad y dar lugar a una innovación. Los grandes problemas, por tanto, tienen que ser por fuerza un caldo de cultivo de grandes innovaciones. Aprovechando la sensibilización que busca este día, nos gustaría citar algunas de las innovaciones que nos han llamado la atención en el marco de la lucha contra el acoso escolar:

  • Snow, el robot contra el acoso escolar. La firma española KIO-AI creó en 2016 un método que combina la gamificación y la comunicación con robots humanoides en los centros educativos. La inteligencia artificial se pone al servicio de docentes y orientadores para adentrarse de un modo más eficaz en las dinámicas internas de los grupos de alumnos y alumnas y obtener datos que les permitan tomar decisiones para acabar con el acoso escolar.

 

  • Kiva, la lucha contra el acoso escolar también puede ser una cuestión de método. Tenía que ser en Finlandia, país considerado como uno de los países más innovadores del mundo y que además destaca por la excelencia de su sistema educativo. El método Kiva ya ha logrado reducir el acoso escolar y el ciberbullying a partir de un modelo que no solo se centra en la víctima y el acosador, sino que busca cambiar las normas que rigen el grupo y poner el foco en la figura de los observadores.

 

  • Videojuegos contra el acoso escolar. Los programas de intervención en los centros escolares han encontrado un gran aliado en el mundo de los videojuegos como un medio para desarrollar habilidades socioemocionales que les ayuden a combatir y prevenir el bullying. Ejemplos como el mexicano Eldventir o el proyecto vasco Cybereduca son un ejemplo de cómo la innovación educativa puede ayudar a que los alumnos expresen y reconozcan sus propias emociones.

 

  • Bullying agents, innovación joven y un futuro esperanzador. Sara Gutiérrez y Alba Moreno son dos alumnas de bachillerato del colegio Nuestra señora del Rocío (Zamora) que comenzaron el año pasado a trabajar en la idea de combatir el bullying a partir de una página web que facilitase el contacto con víctimas de acoso escolar y les proporcionase recursos y pautas para identificar cuándo una situación se puede considerar acoso. El proyecto se ha ido enriqueciendo a medida que se ha desarrollado e incluye también la creación de los llamados agentes de prevención, que recibirían la formación necesaria para poder hacer frente a un caso de acoso escolar. La iniciativa ya ha cosechado varios premios relacionados con la innovación antes incluso de su efectiva puesta en marcha.

Todas las innovaciones nacen de la identificación de un problema real y la búsqueda de una solución creativa. La prevención del acoso escolar debe comenzar con la educación temprana y una correcta coordinación entre el entorno familiar y la escuela, pero lo más importante es tomar conciencia de que cualquiera de nuestros hijos puede ser víctima o agresor en algún momento. Aceptado el problema, el ser humano debe poder encontrar la solución.

 

Recent Posts
Contacto

Envíanos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo.